Muchas personas son conducidas por el materialismo.

 
Muchas personas son conducidas por el materialismo. El deseo de adquirir se convierte en la única meta de sus vidas. Esta fuerza que los conduce a siempre querer tener más y más, está basada en ideas erróneas que dicen que tener más me hará más feliz, más importante y más seguro; pero estas tres ideas son falsas. Las posesiones solamente proveen una felicidad
temporal. Debido a que las cosas no cambian, eventualmente nos aburrimos de ellas y entonces queremos una versión mejor, mayor y más nueva.
También es un mito que si tengo más, seré más importante. Mi valor como persona y el valor de mis posesiones no son lo mismo. Su valor no está determinado por lo valioso que son sus posesiones, y Dios dice que las cosas más valiosas de la vida ¡no son cosas!
El mito más común acerca del dinero es que al tenerlo más, estaré más seguro. No estará más seguro. La riqueza se puede perder instantáneamente por medio de una variedad de factores incontrolables. La verdadera seguridad solamente se puede encontrar en aquello que nunca se le puede quitar: su relación con Dios.
Fuente:RICK WARREN
libro :La Vida
CONDUCIDA
POR PROPOSITOS
¿PARA QUE ESTOY AQUÍ EN LA TIERRA

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por su comentarios.