El Miedo a Estar Solo

imagen mar

No se enfada, en realidad os tiene miedo.
Y para ocultar ese miedo tiene que proyectar ira.
La ira siempre es para ocultar el miedo.
La gente emplea todo tipo de estrategias.
Hay personas que reirán para poder detener sus lágrimas.
Al reír olvidaréis, ellos olvidarán... y las lágrimas pueden permanecer ocultas.
Con la ira, sus miedos permanecen ocultos.
Simplemente os estoy ayudando a abriros en todas las dimensiones, aun cuando sintáis que van contra las ideas que habéis sostenido hasta ahora. Incluso así, estaréis disponibles para dichas ideas, porque es una oportunidad para juzgar si lo que habéis estado pensando está bien o no. Es un momento dorado aquel en el que se os aparece algo contrario a vuestras ideas, a vuestros pensamientos, que hasta ahora habéis considerado racionales. Pero si realmente lo son, entonces, ¿por qué temer?
Es el miedo el que mantiene cerradas a las personas. No pueden oíros... tienen miedo de oír. Y realmente su ira es el miedo del revés. Solo una persona llena de miedo se encoleriza de inmediato. Si lo hace, podréis ver su miedo. La ira es una tapadera. Al estar enfadado intenta hacer que sintáis miedo: antes de que os hagáis una idea de su temor, trata de provocaros miedo. ¿Veis la simple psicología involucrada en ese acto? No desea que sepáis que tiene miedo. La única manera de conseguirlo es causándoos temor; entonces se siente completamente relajado. Vosotros tenéis miedo y él no... y no hay nada que temer en alguien que tiene miedo.
Su ira es un esfuerzo para engañarse. No tiene nada que ver con vosotros.
Pero la ira sencillamente muestra miedo; recordad siempre que la ira es el miedo boca abajo. Detrás de la ira siempre se oculta el miedo; es la otra cara de la ira. Siempre que sintáis miedo, el único modo de ocultarlo es encolerizándoos, ya que el temor os dejará al desnudo. La ira creará un telón a vuestro alrededor, detrás del cual os podéis esconder.