Incrementa Tu Capacidad Respiratoria


Incrementa Tu Capacidad Respiratoria


imagen aire en los pulmones

La cantidad de aire que el pulmón puede sostener en un momento dado, después de exhalar completamente, se conoce como capacidad pulmonar.



Los pulmones de una persona sana pueden retener hasta seis litros de aire a la vez. Las personas con mayor capacidad pulmonar tienden a inhalar grandes volúmenes de aire, lo que les ayuda a realizar actividades físicas durante más tiempo. Deportistas, atletas, personas que viven en lugares de más altitud y personas que nunca han fumado tienden a tener una mayor capacidad pulmonar. Por otro lado, las enfermedades pulmonares, el tabaquismo, las enfermedades en general, la obesidad, el envejecimiento y el sedentarismo son causas importantes de una capacidad pulmonar deficiente.

Afortunadamente, puedes aumentar tu capacidad respiratoria con ejercicios específicos de respiración.
Realiza ejercicios de respiración profunda

Aunque la respiración es una actividad involuntaria, la capacidad del pulmón para retener aire declina dramáticamente si no somos capaces de acostumbrar a nuestro cuerpo a técnicas de respiración profunda. Los ejercicios de respiración profunda ayudan a reforzar la caja torácica y aumentan la elasticidad y la resistencia de los tejidos de los pulmones, lo que aumenta la capacidad pulmonar natural.

Una de las mejores estrategias para aumentar la capacidad pulmonar es practicar ejercicios de respiración de vientre todos los días, por lo menos durante cinco minutos. Para realizar este ejercicio, acuéstate boca arriba y coloca las manos sobre el estómago, justo debajo de la caja torácica, con la palmas hacia abajo. Inhala lentamente, reteniendo el aire durante unos segundos y luego exhala.

La respiración profunda mientras estás sentado con la espalda recta es otra excelente manera de aumentar la capacidad respiratoria. Mientras inhalas, relaja los músculos e imagínate que el abdomen se llena de aire. Para aprovechar al máximo tu capacidad pulmonar, continúa respirando aún después de que tu vientre se llene. Experimentarás expansión del pecho y la caja torácica. Exhala lentamente. comprime los músculos del estómago para vaciar los pulmones lo máximo posible. Repite el proceso concentrándote en la respiración. Practica este ejercicio todos los días, por lo menos durante cinco minutos cada vez.

Para fortalecer los sacos de aire de los pulmones de modo que puedan retener más aire, inhala por la nariz y exhala por la boca. Realiza este ejercicio varias veces durante el día.
Infla globos

Inflar globos también te puede ayudar a aumentar tu capacidad pulmonar. El proceso es el mismo que el ejercicio anterior que incluye respirar por la boca.
Manten una buena postura

Una buena postura aumenta la capacidad pulmonar de manera natural. Cuando te sientas con la espalda recta o cuando estás erguido de pie, los pulmones son capaces de tomar hasta un 30 por ciento más de aire. La mala postura promueve la respiración superficial en la que se utiliza sólo la parte superior de los pulmones.
Nada un par de piscinas

La natación es un ejercicio muy completo capaz de mejorar la capacidad pulmonar. Los estudios han demostrado que el entrenamiento intensivo de natación, en niños antes de la pubertad, estimula el crecimiento pulmonar isotrópico (en todas las direcciones) ya que equilibra el desarrollo de los espacios alveolares y las vías respiratorias de los pulmones.
Ve al gimnasio

Los entrenamientos de alta intensidad, como correr, “aeróbics”, montar bicicleta y otros ejercicios cardiovasculares son beneficiosos para los pulmones. También se sabe que la gimnasia acuática y el entrenamiento con pesas dentro de una piscina son ampliamente recomendables como vias para mejorar la capacidad pulmonar.
Toca un instrumento de viento

Tocar cualquier instrumento de viento -flauta, clarinete, saxofón o, inclusive una simple armónica- te ayudará a aumentar tu capacidad pulmonar y retener un mayor volumen de oxígeno con cada inhalación
Entre los beneficios inmediatos que disfrutarás caben destacar:
Mejoría en la producción de endorfinas. A través de ellas se obtiene una sensación de bienestar realmente gustosa.
El correcto funcionamiento de los ciclos de actividad-descanso mejorándose la calidad del sueño.
Aumento sustancial de la capacidad de concentración, memoria y salud cerebral.
Una correcta transmisión de oxigeno a la sangre.
Un corazón más grande, fuerte y menos graso.
Disminución de las pulsaciones basales.
Mayor tolerancia a la fatiga.
Aumento de los reflejos, la propiocepción (el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos) y el equilibrio.
Mayor energía y vitalidad.

Fuente :http://www.naturisima.org/incrementa-tu-capacidad-respiratoria/