Albahaca:



Albahaca: 

(alhabéga, alfábrega, albaka, hierba real, hierba de olor, albahaca

de olor) Procede del sur de Asia, Indonesia e India; el aceite contenido de las hojas

destruye las bacterias e insectos. El zumo de las hojas alivia bronquitis, catarros y

problemas digestivos. Con su olor agradable y suave sabor aromático se usa como

condimento habitual. Contra flatulencia y gases, es antiespasmódica. Cinco gramos

de hojas frescas de albahaca acaban con un fuerte dolor de estómago. La infusión

de sus hojas es diurética, estimulante, digestiva y relajante; el zumo de las hojas

con miel de abejas alivia la fiebre.

El té de albahaca hace producir más leche en las madres. Como gargarismo

combate hongos en garganta y boca. El té frío es bueno para problemas en los ojos,

tanto en enjuague como bebida. Cuando hay dolores en el parto, se toma la raíz de

esta planta y pronto aliviará el dolor y lo acelerará. Un ramito de albahaca en la

habitación aleja los insectos. Una cucharadita de hojas secas tomadas en infusión

combaten el vómito y el vértigo. Una infusión de hojas frescas y gotas de limón

calman los dolores de estómago y espasmos intestinales.

Un puñado de hojas frescas cocidas y aplicadas sobre la cabeza masajeando,

elimina la caída del cabello. Las hojas secas trituradas se usan como cataplasma

para aliviar párpados, labios y pezones lastimados. La albahaca es el gran

regulador del sistema nervioso.


Fuente:Herbolario de salud