Las tres reglas de oro del doctor Shioya

imagen paisaje




Las tres reglas de oro del doctor Shioya


1. Pensar positivamente acerca de todo. Como ya se ha hablado
mucho últimamente a propósito de la importancia de un pensamiento
positivo, no es necesario aquí extenderse sobre este
tema. Ha sido demostrado que los pensamientos positivos repercuten
sobre la salud física, reforzando por ejemplo el sistema
inmunitario. Esta actitud del espíritu no es, pues, una regla para
llevar una vida mejor (en el sentido de la moral y de la religión)
sino un factor concreto importante para mantener la salud del
cuerpo y de la mente. Tenemos, pues, una actitud básica positiva
y estamos preparados para ver y aprovechar todas las situaciones
que nos presentan una buena oportunidad. No se trata en
modo alguno de quedarse en simples palabras bonitas o ver el
mundo de color de rosa; por el contrario, en vez de enfocarnos
sólo en lo negativo, consideramos ambos aspectos, pudiendo así
reconocer nuestras posibilidades y oportunidades.

imagen ser positivo

2. No hay que olvidarse de dar las gracias: la gratitud puede ser

un sentimiento básico. Luego, es importante acordarse siempre de
ello. La energía va hacia donde se dirige nuestra atención: si experimentamos
gratitud conscientemente, emitimos las vibraciones
correspondientes y atraemos vibraciones del mismo tipo.
Esto quiere decir que las situaciones en las que tenemos buenas
razones para dar las gracias serán cada vez más numerosas.
Ciertas personas no tienen una actitud básica positiva. Tienen
que dirigir entonces su atención hacia las cosas por las
que pueden sentir gratitud, por muy pequeñas que sean.
Hay personas que creen que en sus vidas no existe nada
por lo que estar agradecido, pero en realidad debemos estar
agradecidos por el mero hecho de vivir cada día.

imagen vivir

3. No refunfuñar: si en vez de estar agradecidos

siempre tenemos algo de que quejarnos, estos sentimientos
y pensamientos negativos se convierten en
vibraciones que irradiamos atrayendo al final acontecimientos
que nos llevan de nuevo a la negatividad.
Pensamientos como: "tengo muchos problemas",
"esto no me gusta", "no llego", "tanto
trabajo para nada", "es muy duro", "es insoportable"
atraen situaciones penosas, difíciles y duras.
El doctor Nobuo Shioya. Con su
sencillo método que utiliza la fuerza
creadora de los pensamientos y la
buena respiración, se puede
rejuvenecer el cuerpo y la mente.