Una pierna




Todo regreso te detiene,
tu color se vuelve contra ti,
te hundes en el vacío
ya no puedes más...
Y es que solías andar tanto
posar tu desnudez en medio de las aguas
navegar y navegar
atrapando el brillo dentro de ti
pero ahora te detienes
sin saber qué hacer...
Sólo te queda llorar...
-llora entonces-
tu llanto es espiga celeste,
marea y empedrado,
canción inmensa del alma
donde se refugia la noche
a rociar azahares...
-Llora-
Mira que la vida te acompaña aún
como antes,
con sólo una pierna
y tus manos al viento
para nutrir los días,
para navegar espacios...
El circulo del tiempo te sostiene todavía
-No te detengas-
sólo tú puedes elegir el rumbo...
Tu sola pierna basta
ELLA es tu voz,
la línes que dibuja el perfil de los segundos...
pero haces falta tú
para conducirla y ayudarla,
tu voluntad,
(tu alma blindada)
se asoma al horizonte
para llegar a las vertientes
y tomar lo mejor de cada instante
con tu sola pierna...
Este momento te pertenece
-Lo sabes-
la vida te lo ha dado para recorrer una vez más este azul
pero sin aprisionar tu yo ni tu sonrisa
Sandra Bandres